MORELIA Estatales irrumpen en casa de un ex policía, lo golpean frente a su familia y se lo llevan


*El hombre fue “arrestado” de manera arbitraria, se desconoce su paradero, indicaron sus parientes.
*Todo ello sin ninguna orden de cateo ni de aprehensión, denunció la esposa del ex oficial.

Estatales irrumpen en casa de un ex policía,
lo golpean frente a su familia y se lo llevan

MORELIA, Mich.- 26 de julio.- Agencia ESQUEMA.- Momentos de terror vivió la familia del ex policía de Tarímbaro, Sergio García Vera, luego de que la mañana de este sábado, al parecer agentes estatales, irrumpieran de forma violenta en su hogar, ubicado en la calle María Rosario de la Cruz, de la colonia Primo Tapia Poniente, de esta capital; ante la mirada de su esposa e hijos, el ex oficial fue golpeado para después ser “arrestado”; además su residencia fue esculcada y de ahí se robaron varios objetos de valor, todo ello sin ninguna orden de cateo ni de aprehensión, según denunció ante varios medios de comunicación la propia mujer del ex uniformado, quien actualmente es trabajador de una compañía refresquera.

Al respecto, la señora Araceli Figueroa, explicó que todo pasó cerca de las 08:00 horas, cuando ellos se disponían a realizar sus actividades cotidianas: “Escuche un ruido muy fuerte, rompieron los vidrios de la puerta y se asomaron por la reja, mientras me amenazaban con un arma larga y me ordenaban que les abriera, todo ello con puras palabras altisonantes”, recordó la mujer.

            También narró que el sujeto que orquestaba todo el operativo tenía acento “chilango”: “Era el que más feo se dirigía conmigo y con mis hijos, con puras groserías nos preguntaba que dónde estaban la droga y las armas y yo le decía que no sabía de lo que me estaba hablando, que nosotros nos dedicábamos a vender ropa y que mi esposo trabajaba para una empresa refresquera, que es su actual empleo”.

            La señora también platicó que en múltiples ocasiones ella y sus niños fueron encañonados por los “representantes de la ley”: “Incluso mi hijo más pequeño se orinó en su pantalón, del terror que tenía y de la forma en que le gritaban a él y a sus hermanos”.

            Sin que encontraran completamente nada en el inmueble, los “policías” hicieron un desorden en toda la vivienda, rompieron objetos y cristales y se llevaron varias cosas, entre ellas una computadora donde los hijos de Sergio hacían sus tareas, refirió Araceli, quien puntualizó: “No traían logotipos de la Policía, estaban encapuchados (aunque la Ley supuestamente ya lo prohíbe), nunca nos dijeron porqué nos estaban haciendo esto y siempre manifestaron que no teníamos derecho a hacer una llamada, solamente alcanzamos a anotar unos números de patrullas, los 04292 y 04467”.

            Luego de que su esposo prácticamente fue “levantado”, pues nadie les mostró una orden de aprehensión ni de cateo, Araceli no ha sabido nada más de él, por lo cual acudió ante el fiscal en turno del Módulo de Protección Ciudadana de Tres Puentes para presentar la denuncia penal respectiva: “Lo único que quiero es que no golpeen a mi marido ni que le vayan a sembrar cosas que no son, que no le pongan armas ni drogas porque él no traía nada de eso, nosotros somos una familia de bien y nunca hemos tenido la necesidad de andar en malos pasos, queremos justicia, pues si la autoridad va a investigar que lo haga conforme a Derecho y no violentando la dignidad de las personas que tanto presumen que es vital defender, con su mentada presunción de inocencia”.


Ante esta bochornosa situación, contactos allegados a la PGJ dijeron que el procurador Martín Godoy Castro supuestamente ordenó una investigación al respecto, para así indagar sobre el caso y buscar a quienes hayan cometido estos actos, que evidentemente violan el Debido Proceso, en la antesala de la aplicación del Nuevo Sistema de Justicia Penal.


Mas noticias