MORELIA Mujer ladrona y cómplice golpean a una ancianita e irrumpen en su hogar


*Los malvivientes siguen libres, ante el amparo de la impunidad, denunciaron las víctimas.
*Los hechos en una vivienda de la colonia Molino de Parras.

Mujer ladrona y cómplice golpean a
una ancianita e irrumpen en su hogar

MORELIA, Mich.- 02 de julio.- Agencia ESQUEMA.- En medio de los constantes robos registrados en esta ciudad durante las últimas fechas, los cuales literalmente se han convertido “en el pan de cada día”,  una mujer ladrona y su cómplice golpearon a una señora de avanzada edad e irrumpieron en su hogar, de donde se robaron dinero en efectivo y diversas joyas, para después amagar con pistolas a una joven, a una bebé y a una niña de ocho años de edad, familiares de la víctima que recién llegaban a visitarla; tras lo ocurrido, los “amantes de lo ajeno” huyeron y ante el amparo de la impunidad continúan libres, denunciaron los agraviados, quienes dijeron que todo esto pasó en un domicilio de la calle Veracruz, de la colonia Molino de Parras, de esta capital.

Al respecto, una pariente de la ofendida, quien prefirió guardar el anonimato, narró al respecto: “El robo fue el martes 24 de junio pasado, ese día, entre la una y media y las dos de la tarde, mi abuelita que estaba sola salió a tirar la basura, pero en ese momento llegó una señora vendiendo hongos y ella le compró, para después regresar a su domicilio.

“En ese instante, la interceptó una ladrona, y como mi abuelita no escucha ni ve bien, porque tiene 79 años de edad, la ratera aprovechó esto y le empezó a hacer una serie de preguntas, le dijo que si no quería una ayuda del gobierno, que quién era el que se hacía cargo del sustento de su casa y de los arreglos que se requerían y en eso sin permiso de nadie se pasó a la vivienda y se sentó en un sillón, momento en que mi familiar le dijo que se saliera y ella le respondió que no porque tenía calor y cerró la puerta de la residencia”.

La entrevistada agregó que fue ahí donde su abuela vivió un verdadero infierno: “La mujer le sacó una pistola, la amenazó de muerte y la obligó a ponerse en el pecho un papel del Centro de Salud para después tomarle fotos con un celular, la pateó, la azotó contra la pared y la cama y después hizo una llamada desde un teléfono móvil que traía, enseguida llegó un tipo joven, también empistolado, y juntos amarraron a mi abuelita, pero como ella no se dejó le torcieron un brazo, la doblaron, la empujaron y la petearon otra vez, pero en las pantorrillas”.

Después de todo esto, los ladrones consiguieron inmovilizar a la afectada: “Quedó atada de pies y manos con una bata y encima de todo le cubrieron la cabeza con una jerga y con un reboso, lo que provocó que casi se asfixiara; después la metieron en un cuarto y ahí comenzaron a esculcar y se llevaron dinero y alhajas “.

La denunciante explicó: “En ese lapso, como a las dos de la tarde, mi hermana llegó a la casa de mi abuela, llevaba a mi bebé y a mi hija de ocho años, abrieron la puerta con la llave y de esta forma se encontraron con la tipa y ésta les preguntó: ¿Qué se les ofrece? y en esto vieron que el otro ladrón estaba esculcando en varias partes y alcanzaron a correr para pedir ayuda.”
Acto seguido, los malvivientes abandonaron el inmueble con el grito: “Ya nos cacharon, ya llegaron”, no sin antes, para cubrir su huida, amenazar con sus pistolas a la mujer, a la bebé y a la niña, a quienes intimidaron diciéndoles que regresarían a matar a todos si daban parte a la Policía.

Los delincuentes escaparon a bordo de un taxi con colores oficiales del sitio de la central camionera, de esta urbe, el cual ya los esperaba cerca de la zona, a decir de las víctimas, mismas que ahora solamente exigen justicia y que las autoridades respectivas capturen a estos criminales, pues temen sobremanera que la historia se repita.




Mas noticias